jump to navigation

Declaración de Bolonia 25 noviembre 2008

Posted by cientificoloco88 in Universidad.
Tags: , , , , , , ,
add a comment

Estos días se oye mucho hablar del Proceso de Bolonia, un proceso que tiene como fin unificar las enseñanzas superiores para formar el EEES (Espacio Europeo de Educación Superior), donde un título obtenido en una universidad de un estado miembro de la UE pueda ser reconocido en cualquier otro estado miembro.

En Catalunya las huelgas, ocupaciones y manifestaciones se reproducen por todas las universidades públicas, estando el epicentro en las dos universidades públicas de Barcelona: la Universitat de Barcelona (UB) y la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Posiblemente el mayor seguimiento de las protestas sea el que lleva a cabo la UAB, donde la Facultat de Ciencies Politiques lleva más de una semana ocupada, la Facultat de Lletres fue ocupada ayer y la Facultat de Ciencies de la Comunicació será ocupada mañana mismo. Aún así, hasta ahora el hecho que más repercusión mediática ha tenido ha sido la manifestación del jueves 20 en Barcelona y la ocupación del edificio de Rectorat de la UB. Este hecho es el que más fuerza ha tomado en la prensa tal vez por ocurrir en un edificio histórico en el centro de la capital catalana, en plena Plaça Universitat, junto a Plaça Catalunya. De momento la Associació Catalana d’Universitats Públiques (ACUP) ha hecho público un comunicado mediante el cual convoca a los estudiantes a desalojar todas las facultades ocupadas como condición necesaria para comenzar un dialogo con la Generalitat y los rectores de la UB, UAB y el resto de universidades aunque también se niegan a realizar el referendum vinculante sobre el Proceso y a parar la implantación del EEES puesto que es una decisión que viene de lejos y que mejora la educacion superior pública a vista de los rectores. De momento, los estudiantes han rechazado la propuesta de la ACUP y mantienen la ocupación de forma indefinida además de la extensión de esta protesta a otras facultades.

La Facultat de Medicina de la UAB, donde soy estudiante de 2º curso, hasta ahora se había mantenido al margen, principalmente por las especiales características de la carrera de Medicina en cuanto a su adaptación al proceso de Bolonia, que es mucho menos perceptible que en otras carreras. Parece, que tras ciertos hechos ocurridos el pasado jueves, los estudiantes nos dimos cuenta de la gran descoordinación y desinformación que existe entre los estudiantes de la Facultat. Fuimos conscientes de que faltaba un órgano donde todos (y digo TODOS) tengamos voz y voto. Hasta ahora existía un Consell de Estudiants que, aunque estaba abierto a todos los estudiantes, era prácticamente desconocido y sus funciones hasta ahora habían sido bastante poco conocidas. Esta misma tarde, un grupo de estudiantes nos hemos reunido en el aula sede del Consell con la intención de hablar de la posible creación de una Assemblea de Estudiantes de la Facultat de Medicina, con representación en la Coordinadora d’Assembleas de Facultats (CAF) de la UAB. De este modo, por fin los estudiantes de Medicina (de la Unitat Docent de Bellaterra) tendríamos voz y voto en la organización de los actos realizados en la UAB.

El problema, a pesar de ser local, vislumbra un problema que es generalizado en todas las facultades y en todas las universidades no sólo de Catalunya sino de España entera, y es que existe una grave falta de información por parte de los estudiantes. En realidad, no sabemos en qué consiste el Proceso de Bolonia, qué consecuencias tendrá el EEES en nuestras carreras y en nuestro futuro profesional. Lo correcto por parte de las universidades y autoridades políticas competentes en este caso hubiera sido facilitar a los estudiantes información neutral sobre el futuro de la universidad y la estructuración de los planes de estudio. Pero como siempre, la información o no llega o llega manipulada.

Lo cierto es que este plan tiene muchas partes buenas…pero tiene demasiados agujeros negros donde los estados y las universidades pueden actuar con libertad (que no es malo) pero permite demasiadas intromisiones de las empresas privadas (que a la vez que necesaria en mi opinión, por el gran volumen de gasto público que requiere la universidad actual, con el nivel de especialización existente en todos los campos profesionales, es peligrosa puesto que va en contra de la filosofía de universidad pública).

Como un estudiante más me propongo investigar sobre cómo nos afectará el Proceso de Bolonia, los pros y los contras y con ello extraer una opinión más o menos ajustada a la verdadera realidad (no la que unos y otros nos intentan pintar). Como primer paso, dejo aquí la copia de la “Declaración de Bolonia”, el documento mediante el cual comenzó todo este proceso que transformará de arriba a abajo la universidad europea y la enseñanza superior.

Declaración de Bolonia
Declaración conjunta de los Ministros Europeos de Educación
Bolonia, 19 de Junio de 1999

Gracias a los extraordinarios logros de los últimos años, el proceso Europeo se ha convertido en una realidad importante y concreta para la Unión y sus ciudadanos.

Las perspectivas ampliadas junto con la profundización de las relaciones con otros países Europeos  proporcionan, incluso, una dimensión más amplia a esta realidad. Mientras tanto, estamos siendo testigos de una concienciación creciente en la mayor parte del mundo académico y político, y en la opinión pública, de la necesidad de establecer una Europa más completa y de mayor alcance construida, en particular, mediante el desarrollo y fortalecimiento de sus dimensiones intelectual, cultural, social y científica y tecnológica.

En la actualidad, la Europa del conocimiento está ampliamente reconocida como un factor irremplazable para el crecimiento social y humano y es un componente indispensable para consolidar y enriquecer a la ciudadanía Europea, capaz de dar a sus ciudadanos las competencias necesarias para afrontar los retos del nuevo milenio, junto con una conciencia de compartición de valores y pertenencia a un espacio social y cultural común.

Universalmente, se consideran sumamente importantes la educación y la cooperación educativa para el desarrollo y fortalecimiento de sociedades estables, pacíficas y democráticas, tanto más a la vista de la situación del sureste Europeo. La declaración realizada el 25 de Mayo de 1998 en la Sorbona, basada en estas consideraciones, hacía hincapié en el papel central de las Universidades en el desarrollo de las dimensiones culturales Europeas. En ella se resaltaba la creación del Área Europea de Educación Superior como vía clave para promocionar la movilidad de los ciudadanos y la capacidad de obtención de empleo y el desarrollo general del Continente.

Algunos países Europeos aceptaron la invitación a comprometerse en la consecución de los objetivos señalados en la declaración mediante su firma, o expresando su adhesión a estos principios. La dirección tomada por diversas reformas de la enseñanza superior, lanzadas mientras tanto en Europa, ha producido la determinación de actuar en muchos Gobiernos.

Por su parte, las instituciones de educación Europeas han aceptado el reto y han adquirido un papel principal en la construcción del área Europea de Educación Superior, también en la dirección de los principios fundamentales que subyacen en la Carta Magna de la Universidad de Bolonia de 1988. Esto es de vital importancia, dado que la independencia y autonomía de las Universidades asegura que los sistemas de educación superior e investigación se adapten continuamente a las necesidades cambiantes, las demandas de la sociedad y los avances en el conocimiento científico.
Se ha fijado el rumbo en la dirección correcta y con propósitos racionales. Sin embargo, la consecución plena de una mayor compatibilidad y comparabilidad de los sistemas de educación superior requiere un impulso continuo. Necesitamos respaldarlo promocionando medidas concretas para conseguir adelantos tangibles. La reunión del 18 de Junio, con la participación de expertos autorizados y alumnos de todos nuestros países, nos proporcionó sugerencias muy útiles sobre las iniciativas a tomar.

Debemos apuntar, en particular, hacia el objetivo de incrementar la competitividad del sistema Europeo de educación superior. Puesto que la validez y eficacia de una civilización se puede medir a través del atractivo que tenga su cultura para otros países, necesitamos asegurarnos de que el sistema de educación superior Europeo adquiera un grado de atracción mundial igual al de nuestras extraordinarias tradiciones
culturales y científicas.

A la vez que afirmamos nuestra adhesión a los principios generales que subyacen en la declaración de la Sorbona, nos comprometemos a coordinar nuestras políticas para alcanzar en un breve plazo de tiempo, y en cualquier caso dentro de la primera década del tercer milenio, los objetivos siguientes, que consideramos de capital importancia para establecer el área Europea de educación superior y promocionar el sistema Europeo de enseñanza superior en todo el mundo: La adopción de un sistema de titulaciones fácilmente comprensible y comparable, incluso a través de la puesta en marcha del Suplemento del Diploma, para promocionar la obtención de empleo y la competitividad del sistema de educación superior Europeo.

Adopción de un sistema basado esencialmente en dos ciclos fundamentales, diplomatura (pregrado) y licenciatura (grado). El acceso al segundo ciclo requerirá que los estudios de primer ciclo se hayan completado, con éxito, en un periodo mínimo de tres años. El diploma obtenido después del primer ciclo será también considerado en el mercado laboral Europeo como nivel adecuado de cualificación. El segundo ciclo conducirá al grado de maestría y/o doctorado, al igual que en muchos países Europeos.

El establecimiento de un sistema de créditos -similar al sistema de ETCS- como medio adecuado para promocionar una más amplia movilidad estudiantil. Los créditos se podrán conseguir también fuera de las instituciones de educación superior, incluyendo la experiencia adquirida durante la vida, siempre que esté reconocida por las Universidades receptoras involucradas.

Promoción de la movilidad, eliminando los obstáculos para el ejercicio efectivo de libre intercambio, prestando una atención particular a:

– el acceso a oportunidades de estudio y formación y servicios relacionados, para los alumnos.

– el reconocimiento y valoración de los periodos de estancia en instituciones de investigación, enseñanza y formación Europeas, sin perjuicio de sus derechos estatutarios, para los profesores, investigadores y personal de administración.

• Promoción de la cooperación Europea en aseguramiento de la calidad con el objeto de desarrollar criterios y metodologías comparables.

• Promoción de las dimensiones Europeas necesarias en educación superior, particularmente dirigidas hacia el desarrollo curricular, cooperación entre instituciones, esquemas de movilidad y programas de estudio, integración de la formación e investigación.

Por la presente nos comprometemos a conseguir estos objetivos -dentro del contexto de nuestras competencias institucionales y respetando plenamente la diversidad de culturas, lenguas, sistemas de educación nacional y de la autonomía Universitaria- para consolidar el área Europea de educación superior. Con tal fin, seguiremos los modos de cooperación intergubernamental, junto con los de las organizaciones europeas no gubernamentales con competencias en educación superior. Esperamos que las Universidades respondan de nuevo con prontitud y positivamente y que contribuyan activamente al éxito de nuestros esfuerzos.

Convencidos de que el establecimiento del área Europea de Educación Superior requiere un constante apoyo, supervisión y adaptación a unas necesidades en constante evolución, decidimos encontrarnos de nuevo dentro de dos años para evaluar el progreso obtenido y los nuevos pasos a tomar.