jump to navigation

Manipulación electoral 30 mayo 2009

Posted by cientificoloco88 in Elecciones Europeas 2009, España, Unión Europea.
Tags: , , , ,
add a comment

Seré breve. Sólo quiero dejar por escrito mi rechazo a la campaña  electoral de los partidos políticos para las elecciones europeas. Sobre todo PP y PSOE. La campaña del PP se están centrando en la crítica al gobierno nacional actual, a la gestión nacional de la crisis y en criticar a los miembros del gobierno y la del PSOE en criticar las posturas del partido de la oposición ante la crisis económica. No se oye para nada propuestas para temas europeos o con ambitos más allá del estrictamente nacional. Algo vergonzoso teniendo en cuenta que estamos hablando de unas elecciones europeas, no unas autonómicas ni unas nacionales. Se están convirtiendo estas elecciones en un vulgar sondeo para unas elecciones nacionales. Se está convirtiendo la papeleta electoral en un voto de castigo o de apoyo al actual gobierno.

Esto es, simple y llanamente, una manipulación de unas elecciones. Porque no interesa dar la relevancia que tiene a estas elecciones. Porque es mucho más util para los consejeros de PP y PSOE convertir estas elecciones en un vulgar sondeo y, en todo caso, un papel con numeros que echarse a la cara en el proximo encontronazo en el Congreso de los Diputados…en un vulgar referendum popular para aprobar o suspender a la gestión del gobierno actual de España. Cuando lo que tenemos que aprobar o suspender es la gestión del actual gobierno del PPE en el Parlamento Europeo, cuando tenemos que decidir si seguir con los actuales mandatarios europeos o bien cambiar el color del Parlamento y redirigir la dirección de la política europea unos cuantos grados hacia la derecha o hacia la izquierda.

Lo que estamos presenciando es una manipulación electoral en toda regla. Una manipulación para adaptarse a los intereses partidistas nacionales. Una manipulación que ya ha estado presente en anteriores elecciones europeas y en los diferentes referendos de ratificación de la Constitución Europea (vease el vergonzoso caso del NO francés, en este caso manipulado por sindicatos y partidos de izquierda).

Al menos, desde aquí, pido a los votantes que no se olviden de lo más importante (lo que quieren esconder los populares, actual partido mayoritario en el PE): del Parlamento Europeo salen las 2/3 partes de los decretos-ley que se aprueban obligatoriamente en los parlamentos nacionales de los Estados miembros de la UE. Creo que es una cifra demasiado importante como para votar sólo pensando en criterios nacionales. La solución a la crisis y a muchos problemas tanto de España como del resto de paises europeos, no está en los parlamentos nacionales…está en el Parlamento Europeo y en la UE. Votemos con este criterio, y no con un criterio estrictamente nacional y cerrado a nuestras fronteras.

Carta de los derechos fundamentales de la UE 9 mayo 2009

Posted by cientificoloco88 in Derechos Humanos, Unión Europea.
Tags: , , , , ,
add a comment

Hoy, 9 de Mayo, Dia de Europa, he decidido rescatar este artículo del antiguo blog. La Carta de los derechos fundamentales de la UE es uno de los documentos más importantes que se han firmado en el seno de la Unión puesto que reconoce los derechos básicos de los ciudadanos europeos. Tras una larga polémica la Carta fue finalmente incluida dentro del Tratado de Lisboa de modo que cuando este sea ratificado, el documento será vinculante para todos los Estados miembros de la UE.

La carta se firmó el 7 de diciembre de 2000 en Niza, fecha en la que también se firmó el Tratado de Niza aunque, por oposición de Reino Unido, la Carta no se incluyó dentro de dicho Tratado (al menos de manera vinculante). La Unión Europea, con la redacción de este documento, pretendía poner por escrito los valores sobre los que se asentaba. El otro objetivo era tender un puente entre la Unión y sus instituciones y los ciudadanos. La Carta de Derechos Fundamentales se basa, por tanto, en los valores fundamentales que son la dignidad, la libertad, la igualdad, la solidaridad, la ciudadanía y la justicia cada uno de ellos recogido en un capítulo independiente. Tal vez estos valores parezcan algo evidente en un Estado democrático de Derecho (aunque la Unión Europea no tenga este rango) pero, por ejemplo, si este documento hubiera sido vinculante para todos los países firmantes, leyes como las que se han aprobado en Polonia en la legislatura de los gemelos Kacynski no hubieran seguido adelante por incompatibilidad con el derecho de la Unión puesto que este primaría sobre el derecho nacional.
Pero vayamos estudiando paso por paso los diferentes capítulos de la Carta.

En el Capítulo I se recoge el derecho a la dignidad mediante cinco artículos en los que se expresa el derecho a la dignidad humana, a la vida, a la integridad (física y psíquica) de la persona, a la prohibición de la tortura y de las penas o tratos inhumanos y la prohibición de la esclavitud y del trabajo forzado. Es señalable que en el campo de la medicina y la biología se hace una señalización y se expresa que se debe respetar el derecho al consentimiento libre e informado, a la prohibición de prácticas eugenésicas, la prohibición de lucro mediante el cuerpo humano o partes de él (mercado de órganos), y la prohibición de la clonación reproductora de seres humanos (prohibición de la clonación reproductiva, no de la clonación terapéutica).

En el capítulo II se expresan las libertades a las que todo ciudadano de la Unión tiene derecho. Estas libertades son el derecho a la libertad y a la seguridad, el respeto a la vida privada y familiar, a la protección de datos personales, a contraer matrimonio y a fundar una familia, a la libertad de pensamiento, conciencia y religión, de expresión y de información, de reunión y de asociación, la libertad de las artes y la ciencia, el derecho a la educación, la libertad profesional y el derecho a trabajar, la libertad de empresa, el derecho a la propiedad, el derecho de asilo y la protección en caso de devolución, expulsión y de extradición. En este apartado sólo me gustaría hacer unas puntualizaciones. En el artículo 9 se habla del “Derecho a contraer matrimonio y derecho a fundar una familia” y si dice ” Se garantizan el derecho a contraer matrimonio y el derecho a fundar una familia según las leyes nacionales que regulen su ejercicio“. Si esto se aplicara de manera precisa en muchos países sólo tendrían derecho a casarse y a fundar una familia las parejas de un hombre y una mujer puesto que en muchos países el matrimonio homosexual y el derecho de estos y los padres y madres solteras a adoptar un hijo no existen o no está regulado. Es más, en algunos países aún está prohibido. Tal como he visto en algún documento alternativo por Internet creo que este artículo se debería redactar de la siguiente manera “Se garantizan el derecho a contraer matrimonio y el derecho a fundar una familia a todas las personas“. En la parte 2, del artículo 12 se dice que “los partidos políticos a escala de la Unión contribuyen a expresar la voluntad política de los ciudadanos de la Unión” mediante la cual se está promoviendo la creación de partidos pan-europeos como es el caso de Europe United. En el artículo 14, parte 3, se expresa el derecho a que los padres eduquen a sus hijos “conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas” con lo que se está refutando el hecho de que en muchos países (como aún sucede en España) la religión se dé en horario lectivo y dentro de las aulas (y pagada con el dinero público) ya que no se está respetando este derecho en padre con otras convicciones religiosas que no sean la religión cristiana. En el artículo 15, en la parte 2, se expresa la libertad de libre tráfico de trabajadores y estudiantes de la Unión y, en la parte 3, se expresa el derecho de ciudadanos de terceros países a unas condiciones laborales equivalentes a los de los ciudadanos de la Unión pero…equivalente quiere decir ¿iguales o similares? Esta imprecisión puede traer problemas con las leyes de algunos países. Por último, en la parte 2 del artículo 19 se prohíbe la devolución, expulsión o extraditación de un ciudadano a otro país si allí le esperan tratos inhumanos o degradantes. De haber sido vinculante, casos como los que se han visto hace unos meses en Italia no se hubieran producido.

En el capítulo III se define la igualdad mediante seis artículos en los que se describe la igualdad ante la ley, la no discriminación, la diversidad cultural, religiosa y lingüística, la igualdad entre hombres y mujeres, los derechos del menor y de las personas mayores y la integración de las personas discapacitadas. De los seis artículos debo señalar el total de la parte 1 del artículo 21 que me parece de vital importancia y dice así: “Se prohíbe toda discriminación, y en particular la ejercida por razón de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones, opiniones políticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad u orientación sexual“. En el artículo 22 se dice que “la Unión respeta la diversidad cultural, religiosa y lingüística“. La Unión…pero ¿y los ciudadanos? Sobre todo en lo referente al respeto de la diversidad religiosa. Los musulmanes (que recuerdo una vez más, a pesar de la creencia popular, no todos son islamistas o extremistas) están bastante poco respetados en muchos países de Europa, empezando por España. Por último en el artículo 23, sobre la igualdad de hombres y mujeres, se dice explícitamente que “el principio de igualdad no impide el mantenimiento o la adopción de medidas que ofrezcan ventajas concretas en favor del sexo menos representado” por lo que la controversia acerca de la Ley de Igualdad española ha sido gratuita e innecesaria puesto que está respaldada por el derecho de la Unión.

La solidaridad se trata en el capítulo IV y en él se describen los derechos a la información y consulta de los trabajadores, de negociación y de acción colectiva, de acceso a los servicios de colocación, de protección en caso de despido injustificado, a unas condiciones de trabajo justas y equitativas, la prohibición del trabajo infantil y protección de los jóvenes en el trabajo, el derecho a la vida familiar y a la vida profesional, a la seguridad social y a la ayuda social, a la protección de la salud, al acceso a los servicios de interés económico general, la protección del medio ambiente y la protección de los consumidores. Tal vez en este capítulo la carencia más clara es la falta de un capítulo referente al derecho a la vivienda digna.

El capitulo V es referente a la ciudadanía. Tal vez el más polémico y el que no permite que países como Reino Unido (con gran tradición euroescéptica) acepten la Carta como documento vinculante. En los siete breves artículos de los que consta el capítulo se describe el derecho a ser elector y elegible en las elecciones al Parlamento Europeo, el derecho a ser elector y elegible en las elecciones municipales, el derecho a una buena administración y el acceso a los documentos (del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión), el papel del Defensor del Pueblo, el derecho de petición ante el Parlamento Europeo, la libertad de circulación y de residencia y la protección diplomática y consular. Como vemos, posiblemente este sea uno de los capítulos que, tras los referentes a dignidad, libertad e igualdad, tenga una mayor importancia. Sobre todo en el artículo 40 por fin se habla del derecho a poder ser elegible en las elecciones municipales del estado miembro en que resida en las mismas condiciones que los nacionales de ese Estado. Esta fue una de las mayores preocupaciones del gobierno Blair a la hora de renunciar a la Carta de los Derechos Fundamentales dentro del Tratado de Niza. En la parte cuarta del artículo 41 se dice que “toda persona podrá dirigirse a las instituciones de la Unión en una de las lenguas de los Tratados y deberá recibir una contestación en esa misma lengua“, por lo que en caso de necesidad el derecho a dirigirse y recibir contestación de las instituciones europeas está garantizado en el idioma castellano. Hay que decir que, al menos, cada estado tiene reconocido uno de sus idiomas oficiales dentro de la Unión. Si la UE permitiera el uso dentro de sus instituciones de todos y cada uno de los idiomas europeos se tendría que destinar una cantidad ingente del presupuesto al sueldo de los numerosos traductores necesarios. Otro de los derechos importantes es el derecho de acceso a los documentos de las instituciones europeas como el Parlamento Europeo, el Consejo o la Comisión siempre que este derecho no ponga en peligro el secreto industrial o la defensa del territorio europeo. El artículo 43 también es de vital importancia, pues en él se describe la tarea del Defensor del Pueblo y así, todo ciudadano ” tiene derecho a someter al Defensor del Pueblo de la Unión los casos de mala administración en la acción de las instituciones u órganos comunitarios, con exclusión del Tribunal de Justicia y del Tribunal de Primera Instancia […]“. El artículo 44 es similar al anterior en importancia y es en él donde se describe el derecho de todo ciudadano de la Unión a la petición ante el Parlamento Europeo. El artículo 45 es uno de los que más arraigo social tiene dentro de la Unión ya que habla de la libertad de circulación y de residencia diciendo en su parte primera que “Todo ciudadano de la Unión tiene derecho a circular y residir libremente en el territorio de los Estados miembros“. Un derecho prácticamente desconocido pero muy útil en caso de emergencia en un país extracomunitario es el que se describe en el artículo 46 que trata del derecho a la protección diplomática y consular. Así, “todo ciudadano de la Unión podrá acogerse, en el territorio de un tercer país en el que no esté representado el Estado miembro del que sea nacional, a la protección de las autoridades diplomáticas y consulares de cualquier Estado miembro, en las mismas condiciones que los nacionales de este Estado“.
El último capítulo, hace referencia a la Justicia, uno de los valores más importantes de todo sistema democrático. Así, los derechos fundamentales en esta materia dentro de la Unión son el derecho a la tutela judicial efectiva y a un juez imparcial, el derecho a la presunción de inocencia y derechos de la defensa, los principios de legalidad y de proporcionalidad de los delitos y las penas y el derecho a no ser acusado o condenado penalmente dos veces por el mismo delito.

Tengo que decir que la Carta, como un todo, me parece correcta y acertada aunque tengo que admitir que en algunos aspectos tal vez me parece algo incompleta. Por ejemplo, a mi parecer, falta el derecho al aborto o a la eutanasia pero estos temas todavía están envueltos en un intenso debate social en muchos países por lo que incluirles en este documento habría significado que su aprobación no hubiera sido posible. También es posible que el derecho a la vivienda digna hubiera debido aparecer de forma explícita dentro de la Carta, algo que no sucede. Por ello creo que la Unión Europea, debida a estas carencias en la Carta, debe ir progresando en lo que a materia social se refiere e ir aprobando leyes que doten de estos derechos a toda la ciudadanía. Porque son derechos, no imposiciones como muchos creen. Que se apruebe el derecho, por ejemplo, al aborto no significa que toda mujer esté obligada a abortar sino que si ella cree que debe hacerlo tiene esa posibilidad.

Documento oficial (formato PDF)

Encuesta 23 febrero 2009

Posted by cientificoloco88 in Elecciones Europeas 2009.
Tags: ,
2 comments

Historia del Parlamento Europeo 18 febrero 2009

Posted by cientificoloco88 in Elecciones Europeas 2009.
Tags: , , , , ,
13 comments

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Europa se encontraba dividida. Sólo España y Portugal mantenían sus regímenes autoritarios. En el resto de países, las fuerzas antifascistas (desde comunistas y socialdemócratas hasta liberales y conservadores) formaron gobiernos de unidad encargados de establecer la democracia. Las principales prioridades de estos gobiernos van a ser el mantenimiento de la paz y la reconstrucción de sus países. Este proceso de reconstrucción se va a ver condicionado por la hegemonía militar de Estados Unidos y de la Unión Soviética, los dos aliados de Europa contra el nazismo aunque, al mismo tiempo, protagonistas de la Guerra Fría.

Teniendo en cuenta las características que presentaba la postguerra, no es extraño que la cooperación militar y económica fueran los primeros objetivos de las primeras organizaciones europeas aunque también habían surgido iniciativas que tendían a reforzar la cooperación política. Una de estas organizaciones de carácter económico es el Benelux, formado por Bélgica, Holanda y Luxemburgo y que se puede considerar como el modelo de integración seguido por la Comunidad Económica Europea (CEE).

Desde el punto de vista político, bajo el impulso de ciertos movimientos como la Unión Europea de los Federalistas, el Movimiento para los Estados Unidos Socialistas de Europa o el United European Movement, van a surgir ciertas iniciativas para favorecer el incremento de cooperación entre los diferentes estados e, incluso, la unificación europea. En 1946, Winston Churchill va a pronunciar un discurso en la Universidad de Zurich en el que va a referirse a una hipotética unión federal de Europa denominada como Estados Unidos de Europa: “Tenemos que construir una especie de Estados Unidos de Europa, y sólo de esta manera cientos de millones de trabajadores serán capaces de recuperar las sencillas alegrías y esperanzas que hacen que la vida merezca la pena. El proceso es sencillo. Todo lo que se necesita es el propósito de cientos de millones de hombres y mujeres, de hacer el bien en lugar de hacer el mal y obtener como recompensa bendiciones en lugar de maldiciones“. Todo esto va a llevar en mayo de 1949 a los representantes de Francia, Reino Unido, Italia, Dinamarca, Noruega, Suecia, Irlanda, Bélgica, Holanda y Luxemburgo a crear el Consejo de Europa que tenía como objetivos discutir “cuestiones de interés común, asegurar el respeto de los derechos humanos y establecer acuerdos y acciones comunes en materia económica, social, cultural, científica, legal y administrativa“.

Las transformaciones económicas, políticas y sociales de Europa después del final de la guerra habían impulsado un considerable aumento de la cooperación y de los intercambios entre los diferentes países aunque todavía en un nivel insuficiente para abastecer la necesidad de los diferentes estados para completar la reconstrucción del continente. Esto llevaría en poco tiempo a la creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA).

El 9 de mayo de 1950, Robert Schuman, Ministro de Exteriores francés, junto con Jean Monnet, comisario general del plan de modernización y equipamiento del gobierno francés, lee el discurso ahora conocido como Declaración Schuman y que significó el inicio de la Europa comunitaria. En dicha declaración se proponía la creación de una comunidad franco-alemana para aprovechar de forma conjunto el carbón y el acero (elementos esenciales para la reconstrucción) con la posibilidad de ampliar esta opción a otros países para crear una comunidad de libre tráfico de personas, mercancías y capital. De esta forma, uno de los fragmentos más conocidos de la declaración es el siguiente: “Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho. La agrupación de las naciones europeas exige que la oposición secular entre Francia y Alemania quede superada, por lo que la acción emprendida debe afectar en primer lugar a Francia y Alemania.”

La CECA va a nacer con el Tratado de París firmado el 18 de abril de 1951 entre Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo. El Tratado de París entró en vigor el 23 de julio de 1952. Uno de las instituciones claves de la CECA, junto con la Alta Autoridad y el Consejo de Ministros, es la Asamblea o Asamblea Común. La Asamblea Común es la institución compuesta por miembros designados por los Parlamentos nacionales, es decir, precursora del Parlamento Europeo. El 23 de julio se nombra presidente de la Asamblea Común a Paul-Henri Spaak. La primera reunión de dicha Asamblea tiene lugar el 10 de septiembre de 1952. Los siguientes presidentes de la Asamblea serán los italianos Alcide de Gasperi y Giuseppe Pella y el alemán Hans Furler.

La Asamblea, según lo establecido en el artículo 22 del Tratado de París, se solía reunir el segundo martes del mes de mayo. Se podía convocar por orden del Consejo una reunión extraordinario o bien por petición de una mayoría de miembros de la Alta Autoridad: “La Asamblea celebrará cada año un periodo de sesiones. Se reunirá sin necesidad de previa convocatoria el segundo martes de mayo. El periodo de sesiones no podrá prolongarse más allá del final del ejercicio económico en curso. La Asamblea podrá ser convocada en periodo extraordinario de sesiones a petición del Consejo para emitir un dictamen sobre las cuestiones que éste le someta. Igualmente podrá reunirse en periodo extraordinario de sesiones a petición de la mayoría de sus miembros o de la Alta Autoridad” Según el artículo 23 hay que elegir a un Presidente entre sus miembros. Según el artículo 24, la Asamblea podía aprobar una moción de censura que obligara la renuncia de los cargos de la Alta Autoridad: “La Asamblea procederá a la discusión, en sesión pública, del informe general que le presentará la Alta Autoridad. La Asamblea, en caso de que se le someta a una moción de censura sobre el informe, sólo podrá pronunciarse sobre dicha moción transcurridos tres días como mínimo desde la fecha de su presentación y en votación pública. Si la moción de censura fuere aprobada por mayoría de los miembros que componen la Asamblea, los miembros de la Alta Autoridad deberán renunciar colectivamente a sus cargos. Continuarán despachando los asuntos de administración ordinaria hasta su sustitución con arreglo al artículo 10.” Así, las tareas de la Asamblea Común se limitaban a una simple tarea de revisión y control.

Hasta 1957 no se da un nuevo impulso a la CECA. El 25 de marzo de ese año se firma en Roma el Tratado Constitutivo de la Comunidad Económica Europea (CEE) y el Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom) cuyo conjunto se conoce como Tratados de Roma y que junto con el Tratado Constitutivo de la CECA forman los Tratados Constitutivos de las Comunidades Europeas. Los países firmantes son los seis países que formaban parte de la CECA. Entraron en vigor el 1 de enero de 1958 con la ratificación de los parlamentos de los estados miembros. En el Tratado Constitutivo de la CEE se establecía la unión aduanera y la Política Agrícola Común (PAC). Además, el Tratado establecía la creación de la Asamblea Parlamentaria Europea, heredera de la Asamblea Común de la CECA y común a las tres comunidades (CEE, Euratom y CECA). La primera sesión de la Asamblea tendrá lugar el 19 de marzo de 1958 y para los dos primeros años de la Asamblea se elige como Presidente de la misma a Robert Schuman para después ser reemplazado por Hans Furler. Para entonces la Asamblea está compuesta por 142 representantes designados que hablaban cuatro lenguas. En 1962 se decide cambiar el nombre de la Asamblea Parlamentaria Europea por el de Parlamento Europeo (PE) y se nombra al italiano Gaetano Martino como nuevo Presidente y en 1964 a los belgas Jean Pierre Duvieusart y Victor Leemans. El 8 de abril de 1965 se firma el Tratado de Bruselas por el cual se fusionan los órganos ejecutivos de las tres comunidades europeas dando lugar a la Comisión Europea (CE), heredera de la Alta Autoridad, y al Consejo Europeo o Consejo de la Unión Europea (CUE), heredero del Consejo de Ministros. Los siguientes Presidentes del PE antes de las primeras elecciones serán Alain Poher, Mario Scelba, Walter Behrendt, Cornelis Berkhouwer, Georges Spénale y Emilio Colombo.

En el Tratado de Roma se mantienen las tareas de revisión y control que el Parlamento ya poseía aunque ahora también se sumaba el control sobre los nuevos temas como la agricultura, aduanas y servicios. Las disposiciones institucionales vienen recogidas en la quinta parte del Tratado. Así, en la sección primera, del capítulo primero, del título primero vienen recogidas las disposiciones referentes al Parlamento Europeo. El artículo 137 viene refiriéndose a las tareas de deliberación y control que ejerce el Parlamento Europeo dentro del seno de la CEE. El apartado 1 del artículo 138 se modifica mediante el Acta relativa a la elección de los representantes en el Parlamento Europeo del 17 de julio de 1979: “Los representantes en el Parlamento Europeo de los pueblos de los Estados reunidos en la Comunidad serán elegidos por sufragio universal directo“. Toda pregunta formulada por el Parlamento a la Comisión ha de ser contestada: “[…] La Comisión contestará oralmente o por escrito a todas las preguntas que le sean formuladas por el Parlamento Europeo o por sus miembros. […]“. Con el Tratado de Roma, la colaboración entre el Parlamento y otros órganos institucionales como el Consejo o la Comisión se ve claramente reforzada de forma que existen múltiples disposiciones comunes.

En 1973 se produce la ampliación de la CEE con la adhesión de Reino Unido, Irlanda y Dinamarca. El 20 de septiembre de 1976, con la resignación del presidente francés Charles de Gaulle, se decide que los parlamentarios europeos sean elegidos mediante sufragio universal por los habitantes de los ya nueves países miembros convocándose elecciones en julio de 1979 en las cuales se debían elegir a 410 europarlamentarios.

Tras una gran polémica en el Parlamento Europeo, se elige a Simone Veil (Partido Liberal Francés) como Presidenta del PE. Para ello la candidata por los independientes italianos, Emma Bonino y el candidato por los demócratas progresistas franceses, Christian La Malène, tuvieron que retirar sus candidaturas. Así, con 183 votos de 380 Simone Veil obtiene mayoría absoluta y se convierte en la primera Presidenta del Parlamento Europeo desde su creación. En 1982 será substituida por el holandés Piet Dankert.

En 1981 se firma el acuerdo de adhesión de Grecia a la CEE con lo que el número de países miembros asciende a diez. Esta nueva adhesión hace que el número de representantes ascienda a 434.

Tras las elecciones de 1984 se elige al francés Pierre Pflimlin como Presidente del PE hasta 1987 cuando le sucede el inglés Lord Plumb en el cargo.

En 1986 se produce la tercera ampliación con la adhesión de España y Portugal, los dos países peninsulares, lo que amplía el número de escaños a 518. En febrero de ese mismo año se firma en Luxemburgo y La Haya el Acta Única Europea que tenía como objetivo alcanzar el Mercado único, aumentar las competencias de la CEE en materias como investigación, tecnología, medio ambiente y seguridad. También fortalecía los derechos y competencias del Parlamento Europeo. Esta ampliación de competencias se refleja, por ejemplo, en lo dispuesto en el apartado 4 del artículo 30: “Las Altas Partes Contratantes aseguran la estrecha asociación del Parlamento Europeo a la Cooperación Política Europea. A tal fin, la Presidencia informará regularmente al Parlamento Europeo de los temas de política exterior examinados en el marco de los trabajos de la Cooperación Política y velará porque en dichos trabajos sean debidamente tomados en consideración los puntos de vista del Parlamento Europeo“. En este tratado también se institucionaliza el Consejo Europeo (que no se debe confundir ni con el Consejo de Europa ni con el Consejo de la Unión Europea). El Consejo Europeo es la reunión de los Jefes de Estado o de Gobierno más el Presidente de la Comisión Europea. Por otro lado, se impulsa una iniciativa común en política exterior y seguridad.

Tras la firma del Acta Única Europea, en 1989 se producen las terceras elecciones del Parlamento Europeo que significa la primera vez que España y Portugal votan de forma conjunto con el resto de países miembros de la CEE.

Tras las terceras elecciones se elige al socialista español Enrique Barón Crespo (1989-1992) y al alemán Egon Klepsch (1992-1994) como nuevos Presidentes del PE para esa legislatura.

El Tratado de Maastricht es el siguiente paso que se da en la CEE. También es conocido como Tratado de la Unión Europea (TUE). Este tratado modifica los de París y Roma y el Acta Única Europea pasando de una mera unión económica a una vocación de unión política. De este modo se crea la Unión Europea (UE) que engloba las tres Comunidades Europeas. Además se crea la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) y la cooperación en asuntos de Interior y Justicia. La firma del tratado se produjo el 7 de Febrero de 1992. Las novedades más importantes del TUE es la consagración de la Europa de los ciudadanos (“[…]El presente Tratado constituye una nueva etapa en el proceso de una unión cada vez más estrecha entre los pueblos de Europa, en la cual las decisiones serán tomadas en la forma más próxima posible a los ciudadanos[…]“), establecimiento de la PESC, el establecimiento de la unión económica y monetaria con una divisa única (el futuro euro) y un banco central europeo y, finalmente, la atribución de mayores poderes al PE.

En lo referente al Parlamento Europeo, la atribución de nuevos poderes se puede observar, por ejemplo, en el artículo J.7 en el que se dice que “la Presidencia consultará con el Parlamento Europeo sobre los aspectos principales y las opciones básicas de la política exterior y de seguridad común y velará por que se tengan debidamente en cuenta las opiniones del Parlamento Europeo. La Presidencia y la Comisión mantendrán regularmente informado al Parlamento Europeo sobre el desarrollo de la política exterior y de seguridad de la Unión. El Parlamento Europeo podrá dirigir preguntas o formular recomendaciones al Consejo. Cada año procederá a un debate sobre los progresos realizados en el desarrollo de la política exterior y de seguridad común“. Otra de las nuevas funciones del Parlamento Europeo es la participación en las decisiones referentes a las futuras ampliaciones de la Unión. Así, según el artículo O “cualquier Estado europeo podrá solicitar el ingreso como miembro en la Unión. Dirigirá su solicitud al Consejo, que se pronunciará por unanimidad después de haber consultado a la Comisión y previo dictamen del Parlamento Europeo, el cual se pronunciará por mayoría absoluta de los miembros que lo componen“. En el título II del TUE se incluyen una serie de modificaciones al Tratado constitutivo de la CEE con el fin de constituir la Comunidad Europea. De este modo, el Parlamento Europeo ahora tiene la capacidad de aprobar o derogar las decisiones y recomendaciones a los Estados miembros que tome el consejo mediante el apartado 3 del artículo 138: “[…] El consejo establecerá por unanimidad, previo dictamen conforme del Parlamento Europeo, que se pronunciará por mayoría de sus miembros, las disposiciones pertinentes y recomendará a los Estados miembros su adopción, de conformidad con sus respectivas normas constitucionales“. En el capítulo I referente a las instituciones, también se hace referencia a los partidos políticos europeos: “Los partidos políticos a escala europea constituyen un importante factor para la integración de la Unión. Dichos partidos contribuyen a la formación de la conciencia europea y a expresar la voluntad política de los ciudadanos de la Unión“. Por otro lado, dos novedades importantes para los ciudadanos son las referidas en el artículo 138D por el cual se reconoce el derecho a peticiones al Parlamento por cualquier ciudadano de la Unión y en el artículo 138E, que crea la figura del Defensor del Pueblo y se delimitan sus funciones.

Por otro lado, el tratado reconoce el principio de subsidiariedad, que permite intervenir a la UE cuando y en la medida en que los Estados no pueden alcanzar sus objetivos de forma plena. La creación del Banco Central Europeo también es fruto del Tratado de Maastricht y, junto a él, la moneda única.

En esta legislatura se elige al alemán Klaus Hänsch como nuevo Presidente del PE hasta que en 1997 es reemplazado por el popular español José María Gil Robles.

En 1995 se incorporan Austria, Finlandia y Suecia. Antes de las elecciones de 1994 ya se había firmando los tratados de adhesión de los tres países pero su entrada formal en la Unión se había fijado para el año 1995. Por esta razón, aunque el número de países participantes en las elecciones de 1994 es el mismo que en las elecciones de 1989, el número de escaños pasa de 518 a 567. Así, se ajusta el número de escaños de los países miembros para que la proporcionalidad de habitantes/escaño siga siendo la misma tras la entrada de los nuevos miembros.

Los días 16 y 17 de junio de 1997, el Consejo de la Unión Europea aprueba el Tratado de Ámsterdam. El Tratado, que será firmado el 2 de octubre del mismo año, es una reforma del Tratado de Maastricht (TUE). Uno de los puntos que se incluyen en el Tratado es la creación del Alto Representante de la PESC. Además se aumenta el control del Parlamento sobre la Comisión y se tratan varios aspectos fundamentales que habían quedado pendientes en el Tratado de Maastricht como empleo, libre circulación de ciudadanos, justicia, política exterior y la reforma institucional. Por último, en base a este Tratado, en 1997 nace la Europol que comenzará a funcionar en 2004.

En lo referente al Parlamento Europeo, con el Tratado de Ámsterdam se fija un número máximo de diputados mediante el artículo 137 que dice que “el número de miembros del Parlamento Europeo no excederá de setecientos” y se incluye un nuevo apartado al artículo 138 que dice así: “El Parlamento Europeo establecerá el estatuto y las condiciones generales de ejercicio de las funciones de sus miembros, previo dictamen de la Comisión y con la aprobación por unanimidad del Consejo“. De este modo, es el propio Parlamento el que regula las funciones de los propios diputados. Como puede verse, las modificaciones del Tratado de Ámsterdam se centran en otros aspectos que no son el Parlamento Europeo ya que no se produce un aumento de competencias, sino que, más bien, se modifica ligeramente la manera de regular su funcionamiento.

El 26 de Marzo de 1999, durante el Consejo Europeo de Berlín, se crea un acuerdo denominado Agenda 2000 que tiene como objetivo reforzar las políticas comunitarias y crear un nuevo marco financiero para los años siguientes.

Para la quinta legislatura del PE se elige a la francesa Nicole Fontaine como Presidenta de dicha cámara hasta el 2002 y en ese año al irlandés Pat Cox hasta las siguientes elecciones.

Entre los días 7 y 9 de diciembre de 2000, el Consejo Europeo reunido en Niza aprueba el Tratado que lleva el nombre de dicha ciudad, tal vez uno de los más polémicos en la historia de la Unión Europea y que fue una de las causas que llevaron a convocar la Conferencia Intergubernamental (CIG) del 2004. El Tratado de Niza se firma en 26 de febrero de 2001 y entra en vigor el 1 de febrero de 2003, tras un difícil proceso de ratificación por los 15 estados miembros. Uno de los puntos más importantes que se actualizaban en el Tratado de Niza era la reforma institucional, que en Ámsterdam había quedado sin un consenso claro en casi ningún punto. Así, se reformó el reparto de votos en el Consejo de la Unión Europea por una doble mayoría de estados miembros y votos.

En cuanto al Parlamento Europeo se estableció que el número de escaños sería de 732 (artículo 189), lo cual superaba el límite establecido en Ámsterdam. El Tratado de Niza modificó el artículo 190 permitiendo que el estatuto de los diputados europeos fuera aprobado por el Consejo por mayoría absoluta y que se pudiera ejercer un mayor control sobre la fiscalidad de los mismos: “El Parlamento Europeo establecerá el estatuto y las condiciones generales de ejercicio de las funciones de sus miembros, previo dictamen de la Comisión y con la aprobación del Consejo por mayoría cualificada. Toda norma o condición relativas al régimen fiscal de los miembros o de los antiguos miembros se decidirán en el Consejo por unanimidad“. Por último, se modifica el artículo 191 añadiendo “El Consejo, de conformidad con el procedimiento previsto en el artículo 251, establecerá el estatuto de los partidos políticos a escala europea, y en particular las normas relativas a su financiación“. También se abordaba el tema de la reducción del tamaño de la Comisión Europea.

Aún así, desde muchos estamentos de la Unión Europea se consideró que el Tratado de Niza había sido un fracaso puesto que, en realidad, no se había conseguido el objetivo último de simplificar la estructura institucional de funcionamiento de la Unión Europea. Por otro lado, durante la firma del Tratado de Niza también se firmó la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Este documento recoge en un único texto el conjunto de derechos civiles, sociales, económicos y políticos de todos los ciudadanos europeos. Aún así, por oposición del Reino Unido, aunque se dio validez legal a la Carta no se le otorgó carácter vinculante. Con todo esto se acordó la convocatoria de la CIG de 2004 para tratar los asuntos que quedaron sin tratar o sin consenso.

En el TUE se preveía la creación de una Unión Monetaria mediante la introducción de la moneda única, el euro (€). En 1999 las monedas de los diferentes estados de la denominada Eurozona dejaron de existir aunque seguían en circulación a la espera de la fabricación de las monedas y billetes de euros. Al fin, el cambio de moneda física se produjo el 1 de enero de 2002. El Euro ha marcado uno de los momentos claves de la integración dentro de la Unión Europea completando la unión económica y monetaria de los miembros de la Unión.

A partir del Tratado de Niza, la Unión se plantea la manera de abordar la entrada de nuevos miembros sin que las instituciones de la UE se vuelvan demasiado complejas y poco transparentes al ciudadano. De este modo, el Tratado de Niza significo un fracaso que acaba desembocando en la Convención sobre el futuro de Europa del año 2002 y que significa la entrada a una grave crisis dentro de la UE. La salida fue la firma del Tratado de Lisboa, en lo cual el Parlamento Europeo tuvo un papel clave.

En febrero de 2002 se convoca una Convención para redactar un nuevo tratado sobre el cual se cimentase la Unión Europea. Esto traía una importante novedad sobre la forma de actuar de las reformas dentro de la UE. Anteriormente todos los tratados eran modificaciones sobre los tratados anteriores. En este caso se pretendía crear un nuevo texto desde cero que sustituyese a los demás tratados. Los trabajos de la Convención terminan en julio de 2003 con un documento denominado “proyecto de Tratado por el que se instituye una Constitución para Europa” por lo que se convoca una Conferencia Intergubernamental para octubre de ese mismo año donde se deberían llevar a cabo las negociaciones para modificar los puntos necesarios para llegar a un acuerdo entre todos los estados miembros. El acuerdo llego tras casi un año de negociaciones, el 18 de junio de 2004 por lo que se creaba la primera Constitución para Europa. En el texto final, y en lo referente al Parlamento Europeo, se aumentaba el número de escaños máximo a 750 y cada Estado tendría un mínimo de 6 representantes y un máximo de 96. Así, antes de las elecciones de 2009 se debería llegar a un acuerdo sobre el número definitivo de escaños atribuidos a cada país basándose en la proporcionalidad decreciente.

El 1 de Mayo de 2004 se había producido la adhesión de los diez nuevos miembros en lo que hasta ahora ha sido la mayor ampliación de la Unión: Estonia, Letonia, Lituania, Malta, Chipre, Eslovenia, Hungría, República Checa, Eslovaquia y Polonia.     Tras la adhesión y el acuerdo sobre el tratado constitucional se convocan en julio las sextas elecciones al Parlamento Europeo, en esta ocasión, con la participación de los diez nuevos miembros, es decir, un total de 25 países.

El día 20 de Julio, tras conocerse los resultados de las elecciones y habiéndose constituido el Parlamento Europeo, se elige al socialista español Josep Borrell como Presidente del mismo hasta el año 2007, cuando sería reemplazado por el popular alemán Hans-Gert Pöttering.

El 29 de octubre de 2004 se firma en Roma, por todos los jefes de Estado o de Gobierno de los países miembros de la UE, el Tratado por el que se establece una Constitución para Europa. El TCE representa un paso más en la cohesión política de la Unión. Se hace vinculante la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (parte I, título II) y se hacen oficiales los símbolos de la UE (parte I, título I, artículo 8). Por otro lado, con el TCE se crea un Tratado que al sustituir a los anteriores facilita el acercamiento del ciudadano europeo con las instituciones de la UE al hacerlas al mismo tiempo más claras y transparentes al dotarlas de nuevas herramientas para ello. En lo referente al Parlamento Europeo, en el título I de la parte I se incluye un artículo completo sobre el Parlamento (artículo 20). De este modo, “el Parlamento Europeo ejercerá conjuntamente con el Consejo la función legislativa y la función presupuestaria. Ejercerá funciones de control político y consultivas, en las condiciones establecidas en la Constitución. Elegirá al Presidente de la Comisión“. En el mismo artículo se fija la composición del PE: “El Parlamento Europeo estará compuesto por representantes de los ciudadanos de la Unión. Su número no excederá de setecientos cincuenta. La representación de los ciudadanos será decrecientemente proporcional, con un mínimo de seis diputados por Estado miembro. No se asignará a ningún Estado miembro más de noventa y seis escaños“. La sección 1, del capítulo I del título VI (funcionamiento de la Unión) se refiere también al Parlamento Europeo. En esta sección se define la elección de los diputados europeos y se refiere a la creación de partidos políticos de dimensión europea. De este modo, se introducen algunas novedades en el funcionamiento del Parlamento Europeo pero sus competencias no se modifican de manera importante.

El 12 de enero de 2005 el Parlamento Europeo aprueba una resolución con 500 votos a favor, 137 en contra y 40 abstenciones por la que aprueba el Tratado y recomienda a los estados miembros que comiencen el proceso de ratificación. Así, cada país debía decidir si la ratificación sería por vía parlamentaria o mediante referéndum. La mayoría de los países eligieron la vía parlamentaria pero España, República Checa, Dinamarca, Francia, Irlanda, Luxemburgo, Holanda, Polonia, Portugal y Reino Unido decidieron seguir la vía del referéndum. España fue el primer país que llevó a cabo el referéndum con una clara victoria del SÍ. En cambio, en Francia, el NO gana por 54,87% de los votos con lo que surge el miedo que suceda la mismo en otros países. Tras una discreta victoria del SÍ en Luxemburgo llega el NO holandés. Estos dos votos en contra significan la parada del proceso de ratificación en muchos de los demás estados y el inicio de una grave crisis en el seno de la Unión Europea.

El 1 de enero de 2007 se produce la adhesión de Rumania y Bulgaria, los dos últimos miembros de la Unión Europea. Quince días después, el 16 de enero, se producen elecciones en estos dos países para elegir a sus representantes en el Parlamento Europeo (35 por Rumania y 18 por Bulgaria) por lo que este ya cuenta con un total de 785 eurodiputados.

La solución a la grave crisis abierta tras el NO francés y holandés al Tratado Constitucional vino de la mano de la Presidencia alemana del Consejo de la Unión Europea. El 25 de marzo de 2007 se convoca una cumbre informal en Berlín con motivo del 50 aniversario de los tratados de Roma. Durante esta cumbre se firmó lo que se vino a llamar Declaración de Berlín, redactado por la Presidencia alemana, y que recogía los valores y ambiciones de la Unión Europea. Este fue el paso previo para el acuerdo sobre un tratado de reforma. Este tratado se materializó en el Tratado de Lisboa. Este tratado se firmó el 13 de diciembre de 2007 en la capital lusa por todos los Jefes de Estado o de Gobierno de los 27 estados miembros y se espera que antes de las elecciones de 2009 se encuentre ratificado por todos los países de la Unión.

Con el Tratado de Lisboa, se crea la figura de Presidente del Consejo Europeo. También se modifican las competencias del Alto Representante de la PESC. En cuanto la toma de decisiones en el Consejo, a partir de 2014 se empezará a aplicar la doble mayoría (un 55% de estados miembros, con un mínimo de quince, que englobe a un 65% de la población), aunque Polonia a obtenido la concesión de poder lograr una minoría de bloqueo, y el numero de materias que pueden ser acordadas por mayoría cualificada pasa de 36 a 87. Por último, una de las novedades más importantes es que la Carta de Derechos Fundamentales pasa a tener carácter vinculante.

Como se puede ver, a lo largo de los más de 50 años de historia del Parlamento Europeo, se ha producido un lento pero continuo aumento de sus competencias. Es por ello, que el Parlamento Europeo es una de las herramientas más importantes, o mejor dicho, la principal herramienta que tenemos los ciudadanos para inferir en el futuro y las decisiones de la UE. Si no votamos nuestra voz no se oirá en Europa. Tal vez sea mejor implicarse un poco y perder un par de minutos en leer aunque sea por encima algun programa electoral para saber que papeleta debemos introducir en las urnas del 7 de Junio. Así, después no tendremos la necesidad de lamentarnos por lo que pueda (o no pueda) suceder.


Obama y ¿el cambio? 20 enero 2009

Posted by cientificoloco88 in Internacional.
Tags: , , , , ,
add a comment

Hoy es un día importante. Obama acaba de convertirse en el 44 Presidente de los Estados Unidos de América. Presidente del país más influyente del mundo y director de toda la orquesta mundial (por desgracia).

Nunca me ha hecho excesiva gracia pensar que el destino del mundo está en manos de un único país y más teniendo en cuenta que ese país es EE.UU., la meca de muchos de los valores que corrompen la sociedad occidental actual, entre ellos el capitalismo exagerado. Pero menos gracia me hacía pensar que en concreto, ese país estaba dirigido por el señor G. Bush, con las consecuencias políticas que ello conllevaba. Un señor que se ha dedicado durante estos último 8 años a crear conflictos allá donde su dedo se posaba en su despacho de la Casa Blanca, un señor que ha permitido crear una crisis mundial por no regular debidamente el sistema financiero de su país, un señor que se ha pasado por el arco del triunfo todo lo que tenga que ver con el cuidado del medio ambiente…

Al menos EE.UU. ha cambiado de manos. Parece que Obama es una gran promesa ya no solo para su país sino para el mundo entero. Pero todo está por ver. Tiempo al tiempo y ya veremos si todo lo que está predicando frente al Capitolio en estos momentos se lleva a cabo o, en cambio, todo lo novedoso del nuevo presidente es su color de piel.

Me gustaría que de aquí a unos años la UE no dependiera de cada movimiento de los EE.UU. Tenemos el potencial económico para poder hacerlo pero nos falta el potencial político (ya se sabe aquello de que “somos un gigante económico, pero un enano político”). No digo llegar a ocupar el papel de los EE.UU. porque ni me parece un papel precisamente cómodo ni justo. No creo que el destino del mundo tenga que estar condicionado a un único país. En el mundo entero la democracia va estableciéndose cada vez en más países pero, en cambio, ese movimiento no ha llegado a la política mundial y al órgano que la representa: la ONU. La ONU es la dictadura de los EE.UU. y eso es lo que hay que cambiar.

No me gusta la idea de tener que ver la ceremonia de investidura de un presidente extranjero (con toda la parafernalia que esta ceremonia conlleva, incluso religiosa) y mientras tener que pensar las consecuencias, buenas y malas, va a tener para Europa, España y para todos nosotros. ¿Por qué tengo que depender de la decisión que hayan tomado los americanos en las urnas?

Hoy es un día importante pero todavía queda mucho tiempo para saber si además ha sido un buen día.

NOTICIAS RELACIONADAS

El gran dia de Obama

Obma apela en su investidura a la capacidad de EE.UU. para superar los problemas

Crisis (segunda parte) 19 enero 2009

Posted by cientificoloco88 in Economía, España.
Tags: , , ,
add a comment

Señores y señoras, volvemos con el candente tema de…LA CRISIS!!!! Han pasado ya unos meses desde que escribí la primera parte, el antecedente de este post. Las cosas han cambiado mucho…y como se esperaba para peor, para mucho peor. Pero tampoco es nada sorprendente, es lo que se esperaba.

La UE acaba de anunciar que el retroceso de la economía española será en 2009 del 2%, superando las malas expectativas de Solbes, y que el paro superará el 16% (y aún será algo mayor en 2010 a pesar de la supuesta recuperación).  Para terminar la S&P ha rebajado la calificación de riesgo de deuda española desde la calificación AAA a la AA+. También ha hecho público los datos referentes a la eurozona y a la UE:  descenso del PIB del 1,9% en la eurozona (1,8% para la UE) y una tasa de paro 9,3% en la zona euro (8,7% en la UE).

Visto así el descalabro de la economía española es grave o muy grave (evidentemente, negarlo sería un mal chiste a estas alturas) pero nada más allá de lo grave que está siendo en el resto de la UE, al fin y al cabo la zona de mayor influencia sobre nuestra economía. En cuanto al paro, sí, hay mucha diferencia pero ¿acaso esperabais algo mejor? Somos un pais en el cual cuando el niño decidia dejar los estudios antes de sacarse la ESO, muchos padres le ponian la paleta en la mano y le decian “ala hijo, si no quieres estudiar trabaja de albañil que hay mucho trabajo”. Y a lo que digan los padres no hay que decir ni misa, al fin y al cabo así el niño trabaja, se saca un sueldecito y¡ todos tan felices! El problema es que en esa epoca (que ha durado años) ha habido mucho trabajo pero ¿quién suponia que esto fuera a ser eterno? En estos años las pequeñas empresas constructuras han surgido como champiñones y por muchas que surgieran la lista de espera para construir el “chalecito” en el pueblo era en muchos casos de años. Ya dejando de lado las consecuencias en la calidad de las viviendas construidas (tanto por grandes como por pequeñas empresas), en muchos casos pésimas, hay que ver el riesgo que esto traia para el futuro. Y ese futuro ha llegado…hoy (parece un anuncio pero viene al dedo). Nos encontramos con un panorama de miles y miles de familias que dependen de la construcción, jovenes que durante años se han dedicado a esto sin preocuparse por terminar algún estudio básico y una larga lista de situaciones similares. Y claro está, cuando sucede algo así, cuando comienzas a ver que no tienes un trozo de pan que llevarte a la boca…¿de quien será la culpa? ¡Del Estado, por supuesto!…Y yo digo: JA!!

La culpa es del Estado en su mayor parte: un falta de control absoluta, una normativa que dejaba demasiada libertad a constructuras y demás familia… Pero claro, nadie pensaba en esto mientras la economia española cabalgaba cual caballo de carreras. Todo era felicidad y alegria en ese momento. Al fin y al cabo, ¡que bien dejo la economia Aznar! Años y años recibiendo ayudas de la UE despilfarradas en proyectos que darían rentabilidad a corto plazo pero ningún proyecto destinado a crear un tejido industrial potente en el que la economía española pudiera apoyarse. Pero claro, lo importante es, mientras se está sentado en el asiento de gobierno, hacer ver a la gente que “España va bien” y asi conservar el poder otros cuatro añitos más. Y como los fondos comunitarios o no eran suficiente o se veía que el grifo se cerraria tarde o temprano, pues vamos a crear una cultura del ladrillo. Llego el PSOE, se encontró una situación inmejorable ya que la economía subia y subía y se dedicarón a politica social (algo que les agradezco y que valoro mucho) pero se olvidaron de esa gran burbuja llena de ladrillos que les dejo el señor Aznar. Le ha explotado a Zapatero en sus manos y le está haciendo mucho daño. Y le está haciendo mucho daño a él, a su gobierno, a la economía y a todos los españoles. Ha habido una falta de previsión increible y, aunque estoy convencido que al llegar este momento la economía habría salido dañada de todos modos, el daño podría haber sido mucho menor si se hubieran tomado medidas no el dia de antes, sino con tiempo. Así que aquí culpa tiene tanto PP como PSOE. Mentiroso el que diga lo contrario.

Otra cosa es la crisis financiera internacional, que en el caso de España está en un segundo plano puesto que no es el nucleo central de nuestra particular situación económica sino que es un agravante bastante serio. Si ya de por sí la situación de las familias es dificil, sin una ayuda de crédito por parte de los bancos para poder sobrellevar estos años de “vacas flacas”, la situación se hace todavia peor.

¿Soluciones? Muy dificiles. Esta crisis es un reajuste de la situación económica del país. Las cosas se van a tener que readaptar a la situación actual de parada de construcción privada. Una situación mucho más realista, todo sea dicho (porque hasta ahora el cuadro de la construcción era totalmente surrealista). En todo caso, las soluciones serán paquetes para aliviar la dificil situación de las familias, suavizar la caida de la construcción mediante obra pública durante estos años (que al fin y al cabo no viene mal y permitirá lado activar la economía local de los ayuntamientos y, por otro lado, ejecutar proyectos que llevaban años esperando financiación pública) y poco más. La normalización de la situación del crédito a las familias está intimamente ligada a la situación financiera internacional y para esa normalización aun queda.

Por otro lado, la culpa no es toda del Estado. Es muy facil decir esto pero ¿la sociedad ha sido lo suficientemente responsable como para poder echar las culpas al Estado y al gobierno sin una pizca de remordimiento? NO. Claro, mientras estabamos convencidos de que España llegaria a ser la cabeza económica de Europa, mientras se mantuviera el “milagro español” nadie suponía que un momento de crisis llegase. Mientras tanto, despilfarro: que si chalecito en el pueblo, aparmento en Marina d’Or, el crucerito, las vacaciones de semana santa, las rebajas de febrero, los trapitos para el niño y la niña, el movil nuevo cada tres meses, el cochecito y la moto para el niño…todo un lujo oiga. Y ¡que felicidad! ¡Y que importa que no ahorremos un duro! ¡España va bien!… Y España fue bien hasta que empezo a ir mal. Y que mal me encuentro ahora porque antes ganaba 100, gastaba 200 (porque el banco me dejaba los otros 100) y ahora no tengo trabajo, le debo al mes al banco 112 (es que el Euribor estaba alto) y el niño que no quiere trabajar ni estudiar. Pero la culpa es del Estado, que está en crisis.

No digo que las familias tengan la culpa de la situación actual. Al contrario, son las victimas de la mala actuación del gobierno. Pero igual que este último ha carecido de previsión, las familias han hecho otro tanto de los mismo. Una vida de lujo sin preocuparse por una posible mala situación futura.

Y alegremonos al fin y al cabo. La situación es mala pero podría ser peor. Al menos, de momento, se vislumbra algo de luz al final del tunel. Tal vez después de estos malos años tengamos una economía algo mejor situada y tanto Estado como familias hayan aprendido algo. O bien, ni uno ni otros aprendan la lección y de aquí a unos años estaremos igual. Y teniendo en cuenta como es la historia de este pais…creo que la lección va a quedarse para los libros de Historia. Pero bueno, tal vez nos sorprendamos. ¿Quien sabe? El tiempo lo dirá. Y el tiempo irá diciendo si la situación empeora o mejora.

Pronto: Crisis (tercera parte)

NOTICIAS RELACIONADAS

Se publican los datos económicos de la UE

S&P rebaja la calificación de riesgo de España

Mi propia crisis 19 octubre 2008

Posted by cientificoloco88 in Metablog.
Tags: ,
1 comment so far

No ha sido la mejor manera de empezar el blog, desde luego. Más de mes y medio sin escribir NADA. Pero sí, estoy en crisis, igual que la economía mundial. Y la crisis no es otra que una crisis de sentimiento europeo. Los ultimos acontecimientos (llamemoslo decisiones) ocurridos en el seno de la Unión Europea y la actuación ante la actual crisis económica me han hecho dudar muchas cosas…pero sobre todo de la visión que tienen los actuales dirigentes europeos de la Unión Europea y de su integración a todos los niveles (me da igual hablar de integración económica, política, social o territorial). Tal vez yo soy demasiado idealista y me haya tapado los ojos ante muchas cosas ocurridas ultimamente pero creo que ha llegado el momento de probar de verdad de que “madera” están construidos los políticos que dirigen el barco europeo. Tengo muchos motivos para dudar de ellos…motivos que no voy a exponer aquí ahora porque me gustaría pensar que sí lo hago dentro de unos meses, quizas semanas, me tenga que comer mis propias palabras. En caso de no ser así, creo que las comentaría a fondo en lo que seria el triste fin de este blog (no tiene sentido seguir un blog europeista cuando he perdido ese sentimiento). Lo que tengo muy claro es que para mi la Unión Europea es una alternativa a las políticas americanas (que en gran medida me parecen equivocadas) y lo que no pienso aceptar es en convertirnos en los refundadores del capitalismo más brutal. Si de eso se trata el acuerdo “firmado” entre la UE y los EE.UU. me niego a seguir considerandome europeo. Si ese acuerdo consiste en remodelar el actual sistema para crear un sistema más seguro, más eficiente e incluso, por qué no, más solidario, bienvenido sea, estaré equivocado. Pero me niego a pensar que vamos a refundar un sistema que no hace más que favorecer a los más ricos y robar a los más pobres….con el dinero de los europeos. Está claro que la sociedad occidental actual (ya sea americana o europea) es capitalista y es muy dificil cambiar eso…pero si utilizamos esta crisis para eliminar los fallos del actual sistema o al menos intentar mejorarle para que sea más justo, al menos la crisis ha servido para algo. Entonces seguiré apoyando el proyecto de la Unión Europeo con tantas o más ganas que antes. En el caso de que nos convirtamos en un mero espejo de las politicas americanas, lo siento, no quiero participar ni tener nada que ver.

¿Suena duro? Tal vez, pero asi lo siento.